Love in Santorini

 

Fueron 30 minutos de sol en los acantilados de Santorini. Estar ahí una tarde cualquiera, en uno de los lugares más maravillosos del mundo, poder compartirlo con Martine y Sebastian y acabar el día en una noche de risas y charlas. Fue uno de esos días difícil de olvidar, ojalá muchas tardes como esa de Santorini.

1 Comment