sorridi dai
come non mai!

13 kms pueden ser una distancia pequeña sí la comparamos con la distancia entre la tierra y la Luna, o enorme sí quién tiene el camino delante es una hormiga. Todo depende de quién recorra esos 13.000 metros. En el caso de Estefania y Esteban, posiblemente estemos hablando de los 13kms. mejor aprovechados de sus vidas. Así es como se conocieron, corriendo el uno al lado de otro ese recorrido, una distancia que cambiaría sus vidas, acompansando con cada zancada la respiración a la del otro, aprendiendo a conocer a la persona de al lado. Recorriendo el primer tramo de lo que sería una carrera mucho más larga.

Y fue en Roma dónde nos cruzamos con ellos. Siempre dicen que todos los caminos llevan a la capital italiana y en este caso se cumplió. A nosotros nos tocó acompañarlos en otro tramo, a través de uno de los barrios con más encanto, el Trastevere romano, paseando por sus calles adoquinadas y llenas de color, el corazón bohemio de la ciudad eterna. Y esto fue lo que pasó.

Comment