Las bodas internacionales siempre son más divertidas...

Cuando se juntan personas de diferentes culturas, de diferentes entornos en una celebración del amor siempre todo funciona de maravilla. La boda de Simón y María comenzó en Suiza, un mes antes, nos fuimos a un bosque cercano a su casa para empezar a contar su historia de amor.

Ya de vuelta en España, Barbastro era el lugar elegido para celebrar su día, una boda llena de color, de niños, de energía positiva, una boda en la que se escuchaban diferentes idiomas pero en la que todos compartían su felicidad por la pareja.


Vestido de María:  Teresa Helbig

Gracias a Marta Pérez por acompañarnos.

4 Comments