Con personas especiales, hay que hacer algo diferente. Charo y Evaristo son de ese grupo de personas que tienen algo que los hacen únicos. Años de convivencia han forjado algo que va más allá de una relación al uso, es conocer al otro como conocemos las huellas y las cicatrices de nuestra piel. 

Caminamos hacia lo salvaje, hacía un futuro en el que desconocemos toda certeza, y hacía allí caminamos de la mano, usando al otro como un faro de guía, como un puerto en el que atracar.

Happiness is only real when is shared. 

Comment